Volvió a tener superávit el comercio con Estados Unidos

Por primera vez desde 1991, en dos meses hubo saldo en favor de la Argentina
Jorge Oviedo
(0)
22 de enero de 2002  

La depresión económica argentina eliminó el superávit comercial que durante más de diez años tuvieron los Estados Unidos en el intercambio comercial con nuestro país.

En septiembre de 2001, antes del corralito bancario y de la devaluación, la balanza comercial argentina con la mayor economía del mundo arrojó un saldo favorable de US$ 16,5 millones. Marzo de 1991 era hasta entonces el último mes en el que el saldo comercial había sido favorable para la Argentina.

Los datos pertenecen al norteamericano Bureau of the Census -el equivalente estadounidense del Indec argentino- y señalan que el saldo positivo para nuestro país se repitió en noviembre del año último y alcanzó a 11,5 millones de dólares.

El dato negativo es que la reversión del saldo deficitario no se debió a un espectacular aumento de las ventas, sino a un desplome impresionante de las importaciones, lo que es un signo clarísimo de la agudización de la depresión. La devaluación y el "corralito" contribuirían a consolidar la tendencia.

Las compras al mayor socio del Nafta cayeron junto al PBI argentino. En 1999 retrocedieron 15,9%, en 2000 recortaron otro 5,1% y en los once primeros meses de 2001 se redujeron en casi 21 por ciento. En tanto, el año último las exportaciones disminuyeron casi el 10 por ciento.

En septiembre las ventas a los Estados Unidos fueron 3,6% mayores que las del mismo mes de 2000, pero las compras cayeron nada menos que el 33,2 por ciento. La caída de las importaciones fue del 45,4% en noviembre.

La Argentina tuvo superávit comercial con los Estados Unidos hasta 1990, cuando el saldo favorable fue de US$ 332,7 millones. En ese año, de dólar libre y atraso cambiario puesto que la divisa norteamericana no se apreciaba en un marco de recesión e inflación, la tendencia era a la desaparición del superávit por el incremento de las importaciones.

Las importaciones casi habían superado a las exportaciones antes del inicio de la convertibilidad. En marzo de 1989 el saldo a favor fue de US$ 2,9 millones. Un año más tarde se redujo a 500.000 dólares.

Incremento del comercio

En 1990 los Estados Unidos compraron bienes argentinos por un total de US$ 1287 millones. Con la convertibilidad, los ingresos de divisas por esa vía se multiplicaron casi por tres. En 2000 el valor de los embarques fue de US$ 3099,5 millones, siempre según las estadísticas del Bureau of the Census.

Las importaciones crecieron mucho, lo que el gobierno de Carlos Menem justificaba en la fuerte demanda de tecnología de parte de nuestro país, que debía recuperarse de la profunda desinversión de la "década perdida" del 80.

En 1990 los bienes comprados a los Estados Unidos totalizaron US$ 1178,6 millones, que pasaron a ser US$ 5885,8 millones en 1998, el año récord. En ese momento el déficit anual marcó US$ 3654,9 millones. Fue el último año en que el PBI aumentó.

Fue el año en que también la industria local marcó los récords históricos de producción.

Junio de 1998 registró la cifra máxima de compras al mayor socio del Nafta: US$ 607 millones en sólo treinta días. El rojo mensual también fue récord: US$ 421 millones.

Por entonces, el superávit con Brasil compensaba otros déficit. Pero a partir de la devaluación del real las cosas cambiaron. Ahora, la deprimida economía argentina realimenta la recesión de los Estados Unidos al reducir su demanda.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?