Vuelven las demandas laborales en Buenos Aires

Se podrá recurrir a la justicia civil
(0)
12 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Los trabajadores bonaerenses que tengan un accidente laboral podrán, a partir de ahora, recurrir a la justicia civil. Hasta ayer, esa posibilidad estaba prohibida por la ley de riesgos de trabajo, pero un fallo de la Suprema Corte de Justicia provincial -que declaró inconstitucionales dos artículos de la norma- cambió diametralmente el panorama.

Así, las aseguradoras de riesgo de trabajo (ART) recibieron un tiro en las manos: en el leading case "Fernández, J. M." -expediente 74095- y los que lo siguieron, la Suprema Corte de Justicia resolvió en su último acuerdo que son contrarios a la Constitución los artículos 39 y 40 de la ley 24.557, que creó las ART.

Esas normas, ahora invalidadas, obligaban a los empleados que habían sufrido accidentes de trabajo (o a sus deudos, en casos fatales) a entenderse con las aseguradoras mencionadas.

A la vez, negaban la posibilidad de acudir al artículo 1109 del Código Civil, que permite acciones resarcitorias por sus caminos, en los casos de los llamados cuasi delitos; o sea, los daños causados por culpa o negligencia de los responsables. Por ejemplo, el accidente del obrero sobre el que cae un bloque de cemento en pleno trabajo.

Vieja lucha

Esto ya había sido declarado así en los tribunales del Trabajo de esta ciudad y ahora el alto tribunal le dio valor definitivo. Si el obrero, según esta jurisprudencia, puede iniciar acciones por vía laboral o civil contra el empleador, la pregunta que queda flotando es: ¿para qué servirán las ART de ahora en más?

En el voto del ministro Juan M. Salas, seguido por los de sus colegas, quedó patente que es legítimo que la justicia laboral dirima los pleitos por daños y perjuicios, según la pauta del artículo 1109 del Código Civil.

Marginar la aplicación de las normas civiles -dijo el fallo en su esencia- implica "el quebrantamiento de un deber mucho más amplio, anterior y distinto del nacido de una relación convencional".

Salas agregó que la limitación del acceso a la vía civil tanto para el trabajador como para sus eventuales sucesores en estos casos "deriva en un distingo inaceptable entre aquéllos y cualquier habitante de la Nación respecto de terceros que los dañan y los perjudican".

Igualdad ante la ley

Agregó que la atribución de responsabilidad civil invocable por todo el que sufra un perjuicio patrimonial no puede negarse al dependiente o a sus herederos, pues surge una irritante distinción frente a los iguales en igualdad de circunstancias, según el artículo 16 de la Constitución nacional, e infringe también el derecho de propiedad y el de libre acceso a la Justicia.

Asimismo, señaló el fallo, la discriminación impuesta por el mencionado artículo 39 de la ley de riesgo de trabajo llega a extremos de distorsión, como cuando admite que hasta los empleadores no asegurados sólo deban responder ante sus empleados por incumplimientos en materia de seguridad e higiene, aunque los daños deriven directamente de su culpa o negligencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.