Yacyretá. Se adjudicaron obras por casi US$300 para la incorporación de tres turbinas en el brazo Aña Cuá

El director ejecutivo, Martín Goerling, y su par paraguayo celebraron dos adjudicaciones por un valor 40% inferior al estimado inicialmente
El director ejecutivo, Martín Goerling, y su par paraguayo celebraron dos adjudicaciones por un valor 40% inferior al estimado inicialmente
Delfina Torres Cabreros
(0)
17 de julio de 2019  • 17:55

ITUZAINGÓ, CORRIENTES.- La tercera fue la vencida. Con la aprobación de los miembros del Consejo de Administración de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) se cumplió hoy el último trámite administrativo y, luego de dos procesos licitatorios frustrados en los últimos veinte años, se adjudicaron obras por casi US$300 millones para la mecanización del brazo Aña Cuá. La obra -que es la más importante en materia energética anunciada durante el gobierno de Mauricio Macri- aumentará un 9% la potencia a la central hidroeléctrica, que actualmente aporta entre el 14% y el 16% de toda la energía del sistema interconectado nacional.

El anuncio se realizó en el corazón de la central: un pabellón de alrededor de 900 metros de largo debajo del cual se alinean las 20 turbinas que producen la energía de Yacyretá. En ese lugar, entre el ruido de las máquinas y una feroz tormenta colándose por las ventanas, el director ejecutivo de la EBY, Martín Goerling, y su par paraguayo, Nicanor Duarte Frutos, celebraron haber logrado adjudicar las obras por un presupuesto 44% inferior al calculado como referencia.

Las autoridades de la EBY anunciaron las adjudicaciones de las obras en Aña Cuá desde la sala de máquinas
Las autoridades de la EBY anunciaron las adjudicaciones de las obras en Aña Cuá desde la sala de máquinas

Los resultados no fueron una sorpresa, sino que están en línea con lo que ya había anticipado LA NACION. El suministro de equipos electromecánicos fue adjudicado a la firma alemana Voith Hydro LTDA, que le ganó la pelea al consorcio argentino-paraguayo que integra la firma mendocina Impsa S.A, controlada hasta el año pasado por el empresario Enrique Pescarmona. Voith Hydro proveerá los equipos a un costo de US$99.689.578, lo que implica una reducción de US$60 millones con relación al precio referencial establecido por las administraciones, de US$160 millones.

Por otro lado, las obras civiles quedaron en manos del consorcio constituido por la empresa puntana Rovella Carranza junto a la italiana Astaldi y la paraguaya Tecnoedil, al ser valorada su oferta por sobre la de otros consorcios integrados por las firmas de empresarios locales como Cartellone, Chediack, Techint y Roggio.

Rovella presentó junto a sus socios una oferta de US$193.241.731, casi US$32 millones inferior a la segunda menor oferta y 46% por debajo del precio referencial previsto al inicio del proceso licitatorio (US$ 360 millones).

La obra sobre el vertedero de Aña Cuá está proyectada desde hace más de 20 años

02:20
Video

Entre las dos contrataciones, se adjudicaron obras por un costo de US$293 millones. Si se suman las otras tres licitaciones relacionadas con la obra (servicios de inspección, consultoría en ingeniería y líneas de transmisión) la inversión alcanza un monto cercano a los US$450 millones -cuando el precio referencial era de alrededor de US$650- y, según anticiparon las autoridades, será financiada íntegramente con recursos propios de la central.

Las obras en Yacyretá

El proyecto en Aña Cuá comenzó a planificarse a fines de los 90 y, concretadas las adjudicaciones, su construcción debería comenzar entre septiembre y octubre. Según los cálculos oficiales, tardará cuatro años en finalizarse y empleará a alrededor de 3000 personas: 600 de forma directa y alrededor de 2400 indirectas.

Ante algunas voces críticas que cuestionaron que la provisión del equipamiento haya terminado en manos de empresas extranjeras como Voith Hydro, Goerling aseguró que, si bien es de esperar que los mandos directivos vengan de afuera, las obras serán realizadas con contratistas locales que aportarán movilidad a las poblaciones ubicadas a ambas márgenes del río Paraná -Ituzaingó y Ayolas- y a localidades aledañas.

Se espera que la obra genere una ampliación del 9% de la potencia energética de la central Yacyretá -y 1,5% la de todo el sistema- al instalar tres turbinas tipo Kaplan de 92 MW de poten­cia cada una que aprovechen el caudal hidráulico de Aña Cuá y generen 2000 GWh por año.

Las autoridades de la EBY calculan que, traducido a dinero, la obra sumará entre US$60 y US$80 millones a la facturación anual. "Hoy ese dinero se pierde", dijo Goerling ante una pregunta de LA NACION. "Los vertederos de Aña Cuá están construidos desde hace años a los fines ecológicos de que no se seque esa parte del río. Hoy le ponemos tres máquinas y aprovechamos el caudal para generar energía", dijo.

Martín Goerling, director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá
Martín Goerling, director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá

Goerling señaló que esta obra contribuirá a avanzar en un proceso de volver más eficiente la empresa para poder ofrecer energía más barata. "Por tratado, la energía que despachamos a Cammesa tiene un valor de entre US$39 y US$40 por MWh, pero no siempre se cumple. El entendimiento económico financiero que firmaron los presidentes de ambos países [Mauricio Macri y Horacio Cartes, en 2017 ] nos va a obligar, una vez que sea aprobado por el Congreso Nacional, a ir bajando esa tarifa hasta llegar a los US$17 dólares. Porque ese es el objetivo de la empresa, que es del Estado: generar energía barata para los argentinos", apuntó.

De cara al futuro, el ejecutivo señaló que el próximo proyecto en agenda, para cuando ya esté encaminado el de Aña Cuá, será ampliar la actual sala de máquinas y sumarle tres turbinas. "Para sumar diez, ya sería necesario hacer otra represa aguas abajo", explicó.

La puja empresarial por las obras

El proyecto de la obra en Aña Cuá implicó una serie de licitaciones para cubrir las distintas fases y la más codiciada fue la número 670: la adjudicación de la obra civil. En abril del año pasado ocho consorcios presentaron sus propuestas, pero luego de ser analizadas a la luz de los requisitos exigidos, se descartaron tres. Finalmente, la contienda se dio entre los consorcios compuestos por Salini Impregilo SpA-Chediack-ITASA, Techint-Roggio-Panedile Arg, Cartellone-Malucelli Constructora-Talavera Ortellado, Sacde-Power China-CDD SA y Astaldi-Rovella-Tecnoedil, que resultó ganador.

Otro foco de atención fue la licitación número 669, correspondiente a la provisión de equipos electromecánicos para la nueva central. Del lado de los "locales" se ubicó el consorcio argentino-paraguayo Araverá, integrado principalmente por la empresa mendocina Impsa S.A. La firma fundada por la familia Pescarmona es ahora una sociedad donde la mayoría la tiene un consorcio liderado por el Banco Nación, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y un grupo de inversores chilenos. El empresario argentino conserva un 30% de las acciones.

Aña Cuá dispondrá de tres turbinas tipo Kaplan con una potencia instalada de 92MW cada una
Aña Cuá dispondrá de tres turbinas tipo Kaplan con una potencia instalada de 92MW cada una Crédito: EBY

Del otro lado de la licitación se ubicó el consorcio alemán Voith Hydro LTDA, que contó con el respaldo de la canciller Angela Merkel y que finalmente obtuvo la adjudicación. Había quedado afuera de la competencia previamente, por incompatibilidades e irregularidades en el proceso, la empresa china Gezhouba.

"Sobre esta licitación nosotros discrepamos con la posición de evaluación de la EBY y lo expresamos oficialmente. Nosotros consideramos que nuestra oferta es tecnológicamente mejor y económicamente más conveniente y además está compuesta por un 70% de contenido local", dijeron a este diario voceros de Impsa S.A.

Consultado por esta polémica, Goerling sostuvo que "siempre hay en este tipo de procesos pedidos de explicaciones, pero las consultas fueron contestadas y quedaron aclarados los motivos de la decisión". Duarte Frutos, por su parte, aseguró que las obras adjudicadas se desprenden de "un proceso que no tuvo ninguna impugnación relevante".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.