YPF y Chevron prevén precios internos cercanos a los mundiales

Antes de la firma del convenio, las dos empresas hicieron proyecciones sobre la evolución de variables clave del negocio; el acuerdo no fija metas de producción
Pablo Fernández Blanco
(0)
19 de julio de 2013  

Antes de la firma del convenio entre YPF y Chevron, los equipos técnicos de Miguel Galuccio y el iraní Alí Moshiri establecieron criterios para determinar cómo evolucionarán algunas variables de su negocio conjunto en la Argentina. Aunque partieron de la situación actual del mercado, con valores regulados, pronosticaron que los precios locales de la energía se acercarán a los valores internacionales, estipularon que el desarrollo petrolero en Neuquén no les permitirá obtener ganancias hasta dentro de ocho años y previeron la estabilidad fiscal del negocio durante los próximos 35 años, tanto a nivel nacional como provincial, según confirmó una fuente que siguió de cerca las negociaciones.

Ambas compañías pasaron meses discutiendo las condiciones futuras del negocio en la zona de Vaca Muerta y las plasmaron en lo que llamaron un "modelo de consenso", que se utilizó como parámetro para la firma del millonario convenio.

Una fuente relacionada con las negociaciones resaltó que, más allá del acuerdo, la presidenta Cristina Kirchner dio una señal sobre la evolución de los precios en el decreto 929, que se conoció el lunes. Allí garantiza la libertad para exportar el 20% de los hidrocarburos que generen los proyectos que impliquen una inversión mayor a US$ 1000 millones y para disponer de sus divisas, algo inédito durante la década kirchnerista.

El contrato firmado el martes, según supo LA NACION, no fija metas de producción (figuran en el modelo que inspiró el acuerdo) ni contempla resarcimientos a Chevron en caso de una demanda exitosa en tribunales internacionales contra su socia YPF. Esa es una de las amenazas que agita la española Repsol, que reclama un resarcimiento de US$ 10.500 millones ante el Ciadi.

Por pedido del Gobierno, YPF coló otro punto en el convenio: los US$ 1240 millones que la norteamericana debe poner en los próximos 12 meses deberán provenir del exterior, por lo que tendrán un efecto positivo en el atolladero cambiario local generado, en parte, por las crecientes importaciones de energía. De manera que, en plena sequía de divisas, Chevron ingresará el equivalente al 3,3% de las alicaídas reservas del Banco Central.

Chevron produce 4,7% de la oferta local de petróleo, por lo que podría nutrir con esos fondos a la nueva sociedad. Una fuente que participó en las discusiones remarcó, sin embargo, que esa compañía no tendrá nada que ver con la nueva UTE.

Chevron e YPF tienen definido el cronograma de pagos. Si el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, aprueba el convenio, la norteamericana depositará de inmediato en las cuentas de YPF US$ 300 millones, de los cuales 240 millones irán a pagarle a la empresa estatizada la inversión que hizo hasta el momento en Loma La Lata Norte-Loma Campana. Luego, paulatinamente, la norteamericana desembolsará otros US$ 500 millones a favor de YPF para comprarle la mitad del área petrolera, e idéntica cantidad para invertir en el proyecto. La empresa estatal financiará su parte de los desembolsos con los fondos que le transfiera la norteamericana, en no más de 12 meses.

La mayor parte de las miradas están puestas sobre Sapag, que ayer firmó la adhesión al nuevo régimen de promoción hidrocarburífera. Anteayer, el gobernador neuquino se reunió con Galuccio. Se comprometió a darle un rápido tratamiento al acuerdo con Chevron, pero no aseguró su aprobación. Avisó que lo enviaría a la Legislatura para su aprobación. Es difícil arriesgar cuál puede ser el resultado en ese espacio. En vísperas de las internas abiertas, conocedores de la política neuquina consideran que Sapag podría regular su apoyo al acuerdo según los números que le muestren las encuestas.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.