Editorial II. Advertencia por la CIDH