Apuestas que manchan el deporte

(0)
31 de marzo de 2019  

Los últimos tiempos se ha mostrado con más fuerza una realidad oscura y oculta que perjudica al deporte , su espíritu y valores. Nos referimos a l as apuestas deportivas y el submundo que lo acompaña, signado por el fraude, las amenazas y los sobornos.

Aunque en muchos lugares las apuestas se desarrollan en un marco de legalidad, como sucede con las del boxeo norteamericano, la realidad es que los valores del deporte como la solidaridad o el trabajo en equipo no comulgan con los términos propios de las apuestas y el azar.

La locura por obtener el resultado deseado en el mundo de las apuestas impulsa una maraña de ilícitos que incluye amenazas a jugadores, entrenadores y referís. El caso del tenista Marco Trungelliti es ejemplificador. En 2015, fue víctima de un intento de soborno y, aunque fue rechazado por el jugador argentino y denunciado ante la Unidad de Integración del tenis (TIU por sus siglas en inglés ), padeció una larga serie de problemas. Los apostadores continuaron con sus amenazas y muchos de sus colegas lo culparon por su valiente acción, calificándolo de "buchón".

Es destacable que con posterioridad haya recibido el férreo apoyo de los tenistas argentinos más calificados, poniendo las cosas en su lugar.

Para completar el escenario preocupante que vive el deporte blanco, el tenista suizo Johan Nikles, un jugador ubicado más allá del puesto 650 del ranking, cansado e indignado por la impunidad que dice haber vivido en el circuito, publicó un video en las redes en el que se ve a personajes oscuros, teléfono en mano, aprovechando la diferencia de diez segundos entre lo que sucede en la cancha y lo emitido por internet.

Es necesario actuar con firmeza contra esta lacra que pone en jaque al deporte y erosiona su sustento principal: la creencia en la honestidad de los protagonistas. Las sanciones ejemplares deben enviar el mensaje inequívoco de que esas conductas no son admisibles. Constituyen requisitos indispensables tanto el trabajo de formación de todos los actores, así como avanzar en la prevención.

Las constantes publicidades de máximas estrellas del deporte promocionando casinos online y el póker, por poner solo dos ejemplos, no ayudan en la promoción del deporte y el juego limpio. Tampoco colaboran los patrocinios de los clubes poderosos con empresas dedicadas al juego, que intoxican a los jóvenes deportistas y los confunden. Debe tomarse conciencia de que el mensaje que llega desde lo más alto es lapidario en ambos casos.

Todos tenemos la obligación de cuidar el deporte y el ejemplo es siempre la mejor herramienta.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.