Editorial I. Benedicto XVI: cuando la renuncia marca una virtud