Campeones mundiales de la improvisación

Claudio "Chiqui" Tapia, Hugo Moyano y Marcelo Tinelli: principales protagonistas de la crisis del fútbol argentino
Claudio "Chiqui" Tapia, Hugo Moyano y Marcelo Tinelli: principales protagonistas de la crisis del fútbol argentino Fuente: AFP - Crédito: Archivo
(0)
13 de noviembre de 2020  • 00:00

Las desprolijidades en el inicio de la flamante Liga Profesional dan cuenta de la carencia de profesionalismo y seriedad de la dirigencia de nuestro fútbol

A nadie puede sorprender que, una vez más, el fútbol argentino transite la improvisación cotidiana y las desprolijidades habituales. Su realidad actual no es de ahora, ni mucho menos, y solo se vio disimulada durante breves períodos debido a algunos resultados deportivos que permitieron esconder la incapacidad e inoperancia profesional y la inhabilidad moral de muchos dirigentes.

Las dificultades que padece la organización del actual campeonato de fútbol de primera división son un nuevo ejemplo del desprolijo y tantas veces irregular accionar de la máxima dirigencia del fútbol argentino, en la cual la improvisación, la carencia de planificación, los intereses creados y la falta de seriedad han sido una lamentable constante.

Durante el "reinado" del fallecido Julio Grondona, el deporte más popular de nuestro país, bajo su tutela, fue manejado en forma arbitraria, turbia y plagada de prebendas. Luego se produjeron un vacío de poder y enfrentamientos que llevaron al vergonzoso supuesto empate en una elección con un padrón impar de sufragantes, cuando se debía escoger a los miembros de la conducción de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El torneo profesional se transformó de buenas a primeras en uno de los más nutridos del planeta, debido al ascenso masivo de clubes que se enteraron de esa novedad de un día para otro.

No pocos de los padecimientos del más popular deporte argentino se asocian con la inhabilidad moral y la ineptitud de muchos de sus dirigentes

Las transmisiones televisivas son otra cuestión importante que merece un pormenorizado historial; del llamado Fútbol para Todos, en plena época populista del kirchnerismo, se pasó a emisiones codificadas durante el gobierno de Mauricio Macri. En esa etapa, además, se creó la llamada Superliga, que en forma autónoma de la AFA se encargaría del aspecto operativo del torneo y de los derechos de televisación, flujo de dinero vital para las siempre complicadas arcas de los clubes.

Pocos días antes de la entrada en la cuarentena más larga del mundo, la AFA anunció la disolución de la Superliga para dar lugar a la creación de la Liga Profesional, ya no autónoma y dirigida por el conductor televisivo y presidente de San Lorenzo Marcelo Tinelli.

A partir de ese momento, el deporte, que no fue considerado una actividad esencial por el gobierno nacional, se mantuvo en un freezer por mucho tiempo, sin que se aprovechara para confeccionar protocolos adecuados para cuando se reanudara la actividad.

Peor fortuna tuvieron el fútbol del ascenso y el del interior del país, dado que, gracias a la inacción y desidia de la AFA, se encuentran todavía a la buena de Dios.

Sin embargo, los papelones protagonizados por quienes encabezan la conducción de nuestro fútbol no terminan allí, ya que, a los apurones, se diseñó un campeonato sui generis cuya programación fue incluso ridiculizada por miles de memes en las redes sociales. La frutilla del postre fue un sorteo confuso, incluso para los organizadores, que se llevó a cabo en las instalaciones del predio de la AFA en Ezeiza.

Cuando, a pesar de la desprolijidad manifiesta y de las idas y venidas, el torneo estaba a punto de comenzar, la AFA y la Liga anunciaron que retirarían los derechos de televisación a Fox Sports. Por consiguiente, al decidir rescindir en forma abrupta y unilateral ese contrato, peligró la transmisión de una gran cantidad de partidos. La empresa Fox Sports, que desde 2019 es controlada por Disney, se dividía la programación con TNT Sports.

Este conflicto continúa debido a que existe una medida cautelar, por lo que hasta el momento Fox Sports pudo seguir con las emisiones, aunque el tema de fondo no está resuelto y es muy probable que se profundice la vía judicial. TNT Sports, por su parte, se mantiene al margen hasta que ese tema se resuelva, y Torneos, empresa en que Direct TV es accionista mayoritaria, seguirá brindando bajo un contrato vigente, las señales televisivas a ambos concesionarios.

La calidad histórica e innata de nuestros deportistas, el talento reconocido de los futbolistas argentinos, la dedicación y el trabajo de muchos cuerpos técnicos, como también el acompañamiento desinteresado de la afición futbolística, merecen de una vez por todas una dirigencia que esté acorde con las circunstancias y que pueda exhibir el profesionalismo y la honestidad que nuestro fútbol reclama.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.