Editorial II. Ciudades inteligentes, un futuro que ya es presente