Colombia: la detención de Uribe

(0)
21 de agosto de 2020  • 02:08

En el contexto de una controversia política con otro senador de Colombia, recientemente judicializada, el expresidente Álvaro Uribe ha sido sometido a una detención domiciliaria por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia de su país, que le negó el derecho a defenderse en libertad. Tal medida es incomprensible en un país como Colombia. Por el contrario, resulta más afín a metodologías propias del socialismo del siglo XXI o del castrochavismo, que judicializan la persecución política para amedrentar, neutralizar o destruir la reputación de ciertos dirigentes, sin razones válidas ni pruebas contundentes.

Las fuerzas de la izquierda que responden a Cuba y Venezuela no olvidan que durante la presidencia de Uribe Colombia, que estaba jaqueada por las milicias de la guerrilla procomunista, pudo derrotarlas militarmente, perseguir el narcotráfico y mantener la institucionalidad democrática, defendiendo así también a las Américas.

Líder político indiscutido de los últimos 20 años, es el primer expresidente de aquel país en ser detenido. Ante lo sucedido, exmandatarios democráticos de Iberoamérica se manifestaron rápidamente en apoyo de Uribe: Felipe Calderón, Oscar Arias, José María Aznar, Vicente Fox, Luis Alberto Lacalle y Andrés Pastrana, entre otros.

El delito presuntamente cometido por Uribe es soborno y manipulación de testigos, aunque 22.000 audios no guardan registros y no existen pruebas directas sobre ello.

La figura de la detención preventiva resulta por lo menos extraña en la ley colombiana. Uribe, quien acaba de renunciar a su banca de senador precisamente como consecuencia de la arbitraria detención de la que es objeto, ha dado siempre muestras de atender los requerimientos de la Justicia, en un proceso que lleva casi dos años. Además, que el mismo tribunal le haya otorgado libertad condicional al exintegrante de las FARC Jesús Santrich por cargos de narcotráfico, hoy prófugo, y por el contrario haya detenido al expresidente sin clara justificación provoca un profundo daño a la confianza en las instituciones.

Uribe es el fundador del actual partido de gobierno en Colombia, el Centro Democrático, al que pertenece el presidente Iván Duque. Alcanzó una banca en la Legislatura de su país luego de resultar el senador más votado en toda la historia de Colombia. Duque le reconfirmó su apoyo y manifestó estar convencido de la honorabilidad de su antecesor.

La cuestión ha quedado ahora en manos de la Justicia colombiana. En palabras de la esposa de Uribe, "no pueden ser el entorno y los intereses políticos los que dicten sentencia".

La región observa con atención lo que sucede y espera de los magistrados colombianos el respeto al debido proceso legal, sin más violaciones de las garantías procesales, y la observación y el mantenimiento de la independencia que corresponde a los jueces a cargo de lo que sucede en esta causa por demás controvertida.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.