Editorial I. Colón: arrogancia y desprecio por la historia