Editorial I. Cumplir la Constitución, no reformarla