Editorial I. El nombre Kirchner y el culto a la personalidad