El sistema de scoring

(0)
3 de junio de 2019  

Sin un compromiso firme de los gobiernos, las más de 7000 muertes anuales y la saga de heridos e incapacitados por accidentes de tránsito seguirán aumentando trágicamente en nuestro país. A contramano de las nuevas tendencias mundiales, seguimos creyendo que ese es el precio de contar con movilidad. Todo lo contrario: debemos tomar conciencia de que ni un solo muerto en el tránsito es aceptable.

En ocasión de celebrarse la Semana Mundial de la ONU para la Seguridad Vial, que concluyó el pasado 12 de mayo, se lanzó el hashtag #HagaOirSuVoz, para salvar vidas invitando a todos a tomar conciencia y a participar activamente. Desde la ONG Luchemos por la Vida proponen que, entre otras cuestiones, se exijan a las autoridades las medidas que permitan aumentar la seguridad de los peatones.

El sistema de constatación de infracciones que proponen las fotomultas no resulta suficientemente disuasivo y en muchos casos no deja dudas respecto de la falta de transparencia de los convenios y licitaciones de asignación. Lamentablemente, está fehacientemente comprobado que el sistema de control y penalización que utilizamos no contribuye a la prevención. La exigencia de abonar las multas impagas al momento de pretender renovar la licencia de conductor no considera, por ejemplo, la cantidad real ni mucho menos los motivos-, por lo que lejos está de constituir un elemento disuasivo que proponga al conductor el necesario cambio de actitud.

Con un único fin recaudatorio, se pierde la esencia del mecanismo punitivo. Si bien es cierto que el mecanismo de exigir el pago para poder renovar la licencia puede parecer excesivo, no deja de ser una forma de obligar al infractor a ponerse al día y a reconocer sus faltas toda vez que la figura del juicio de apremio, que es la que correspondería aplicar, en la práctica no se concreta debido a que desbordarían de casos los juzgados. Un fallo reciente, sin embargo, permitió la renovación del registro de conductor sin el pago de multas adeudadas.

Para muchas personas, incurrir en violaciones de las normas viales es algo cotidiano. El uso del celular mientras se conduce es la más habitual. También, la falta de respeto por los horarios de carga y descarga, el estacionamiento en lugares prohibidos, cruzar con luz roja y el exceso de velocidad.

El scoring adquiere verdaderamente razón de ser en un sistema operativamente unificado. Demandemos a nuestros gobernantes que no demoren más la adhesión a un mecanismo de control centralizado que permitirá reducir la siniestralidad vial, promover la inhabilitación para los conductores irresponsables que incurren repetidamente en conductas punibles e impulsar un sistema de castigos que exceda el mero fin recaudatorio cuando son tantas las vidas y las familias que están en juego.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.