Editorial I. Fuerzas de seguridad: que prime la cordura