Editorial I. Golpe mortal al desarrollo petrolero