Hambre: más demanda, más ayuda

(0)
13 de septiembre de 2020  • 00:00

Una de las más graves consecuencias impuestas por la pandemia se asocia al aumento de las situaciones de vulnerabilidad. Sin rodeos, el hambre se ha vuelto aún más escandalosa, en toda la región. La Red Global de Bancos de Alimentos (GFN, por sus siglas en inglés) junto a DirecTV Latinoamérica lanzaron Conectando Héroes, una iniciativa que facilitó llegar con 1,5 millones de platos de comida a muchos hogares vulnerables.

Entre nosotros, la Red Argentina de Bancos de Alimentos, integrante de aquella y compuesta por 25 bancos de alimentos, trabaja hoy más que nunca para combatir el hambre, la malnutrición y el elevado desperdicio de este valioso recurso en todo el país.

Afortunadamente, la celebrada "ley donal", que tanto impulsamos desde estas columnas, permitió disponer de los alimentos que, habiendo perdido su valor comercial, están en perfectas condiciones sanitarias y bromatológicas para ser consumidos. Estos constituyen, en gran parte, el principal activo para llegar a 3766 organizaciones sociales y a 1.300.000 personas.

El recurso humano, por su parte, no es menos importante cuando son unos 12.000 voluntarios los que trabajan en el almacenamiento, la clasificación y la distribución de lo recaudado, más de 5000 solo en el Banco de Buenos Aires. Es una tarea habitualmente coordinada la que permite llegar con profesionalismo, transparencia y responsabilidad a quienes lo necesitan. Hoy han debido acomodarse a las circunstancias e implementar nuevos y creativos protocolos para no poner en riesgo la salud de nadie. Pero no se detienen. Es que el agravamiento de la situación de muchísimas familias impuesto por el Covid-19 conduce hoy a hablar claramente de emergencia alimentaria.

El Banco de Alimentos de Buenos Aires reportó que la demanda de alimentos creció en un 70%. Hoy se ha visto obligado a interrumpir los procesos de incorporación de nuevas organizaciones a la cadena. De aquellas a las que se mantiene la provisión, el 12% debió cerrar, el 70% implementó la entrega de viandas o bolsones y el 36% aumentó la entrega de comida. Los 168.000 beneficiarios existentes hacia marzo de este año han pasado a ser hoy 475.000, que reciben la ayuda del Banco de Alimentos de Buenos Aires a través de comedores y unas 1192 organizaciones sociales. La sinergia con #SeamosUno ha potenciado también la captación de alimentos, que pasó de rondar las 350 toneladas a comienzos de año a unas 1100 toneladas en los últimos tres meses. Aún insuficientes en las actuales circunstancias.

En el Mes del Niño, en alianza con la Fundación Arte Vivo, nació Cuentos que Alimentan, una iniciativa solidaria a través de la cual muchos actores, directores, escritores, deportistas y periodistas se filmaron leyendo un cuento para motorizar un modesto aporte de 100 pesos entre los oyentes. No hay ayudas pequeñas, y también se puede colaborar disfrutando de un buen momento.

Empresas como Molinos, Unilever, Toyota y GlaxoSmithKline (GSK), que se suman al aporte de los donantes, contribuyen con productos y logística para llegar a quienes más lo necesitan.

Ante el creciente incremento de una angustiante demanda, se impone el aumento de la ayuda. Desde la página web de la institución o desde aplicaciones como Mercado Pago o Donaronline todos podemos acompañar con nuestro propio esfuerzo. El hambre no espera, no esperes vos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.