Editorial I. Inadmisible desinformación sobre la salud presidencial