Editorial I. "Justicia y condena": una frase con sed de venganza