Editorial II. La Argentina, ante el régimen sirio