Editorial I. La corrupción, una de las claves del modelo