Editorial II. La injusta detención de Jaime Smart