Editorial I. La UIF, entre el escándalo, el nepotismo y la vergüenza