La unidad de España

(0)
27 de noviembre de 2019  

Los resultados de las elecciones generales españolas, llevadas a cabo el 10 de noviembre, depararon pocas sorpresas y evidenciaron que, políticamente, España continúa siendo un mosaico multicolor compuesto por fuerzas muy distintas. El socialismo obtuvo la primera minoría; el Partido Popular, de centro, se consagró segundo, y Vox, una agrupación de derecha, produjo la gran sorpresa al ubicarse en el tercer lugar. Este último partido propone la centralización y unificación de España, revirtiendo el sistema autonomista que hoy opera en nuestra Madre Patria.

Conocidos los resultados de los comicios, la dirigencia política se apresuró a formar la coalición de gobierno, pues ningún partido tiene, por sí solo, la capacidad de gobernar.

Aunque es evidente que las coincidencias de visiones políticas facilitan la estructuración de gobiernos de coalición, el expresidente de España Felipe González formuló algunas consideraciones de peso. En primer lugar, señaló que la premura demostrada por algunos en la repartición de los cargos políticos -a la que calificó de banal está lejos de ser lo ideal. Agregó la necesidad de priorizar la definición común de un programa de gobierno. Llamó así a conformar una administración estable, que supere el eje tradicional de las izquierdas y las derechas. Lo mejor -sostuvo González es poder estructurar un gobierno que no sea solo de izquierda o de derecha, sino que resulte capaz de unificar las propuestas y conducir a España con un solo y firme derrotero previamente consensuado. Esa reflexión la hizo después de que se conociera el acuerdo entre las fuerzas de izquierda del socialismo y de Unidos Podemos.

González levantó claramente la mirada y propuso que España pudiera integrar visiones y manejarse en la unidad. Su mensaje tiene grandeza y supera las pequeñeces de aquellos que primero piensan en sí mismos y solo después en el país de todos. Algo que no solo sucede en España, sino también entre nosotros.

Paralelamente, el también expresidente José María Aznar apoyó la propuesta integradora de González, al señalar que no es incompatible con los pactos entre los partidos políticos sobre los que luego se sustente un programa común para conducir unidos al país de todos.

Dos políticos notables, de distintas visiones, coincidieron entonces en que las definiciones en torno de un proyecto común de país deben estar por encima de las coincidencias políticas individuales y circunstanciales de los partidos políticos. España, por encima de sus componentes políticos, debe buscar una visión de corte superador capaz de unificar criterios y definir rumbos en los que todos puedan identificarse.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.