Legado solidario

(0)
16 de octubre de 2019  

Quienes hemos sido beneficiados por nuestro esfuerzo personal o el de nuestros antecesores podemos encontrarnos en situación de colaborar con quienes no cuentan con ese beneficio y sí con necesidades crecientes. Muchas entidades solidarias volcadas a la ayuda al prójimo necesitan de apoyo material para poder cumplir sus fines.

El universo del fundraising o recaudación de fondos plantea enormes desafíos dentro del llamado tercer sector, que agrupa a las organizaciones sin fines de lucro, mucho más cuando las crisis económicas golpean los bolsillos y reducen los aportes nacidos de voluntades solidarias.

Por tercer año, se celebra en la Argentina, durante octubre, el Mes del Legado Solidario para promocionar una fuente de recursos tan poco difundida entre nosotros como apreciada por las organizaciones de la sociedad civil. AMIA, Cáritas Argentina, Fundación Gottau, Fundación Sales, Techo, Obra Don Orione y Unicef se unieron para brindar información a quien la pueda necesitar sobre el testamento solidario como mecanismo de ayuda a la financiación de su valiosa tarea. Su uso se encuentra muy extendido en otros países, pero entre nosotros es aún incipiente.

Despojarse de algo propio en beneficio de otro que lo necesita es poner en acción la solidaridad. Muchas veces el desconocimiento, los egoísmos y temores a los que somos tan propensos los seres humanos nos impiden desprendernos de aquello que no nos es imprescindible y podría tener un destino mejor. Así nos aferramos a nuestras posesiones a fin de garantizarnos un buen pasar mientras vivamos, pero nada nos impide organizar nuestro patrimonio para después de nuestra muerte. En esa planificación podemos incluir la confección de un legado solidario que disponga finalmente de aquello que dejaremos al morir. Poco o mucho, no es necesario contar con una gran fortuna. Todo suma. Abundan las buenas causas ligadas a la educación, el medio ambiente, la pobreza, la discapacidad, la alimentación, por solo mencionar algunos excelentes destinos.

Bienes inmuebles (departamentos, casas, terrenos), bienes muebles (joyas, vehículos, instrumentos musicales), depósitos bancarios, rentas o derechos intelectuales pueden asignarse por vía testamentaria a una organización de la sociedad civil.

En nuestro país, apenas el 1% de los testamentos confeccionados contempló esta alternativa generosa que permite disponer de hasta un tercio del total de los bienes propios en favor de una institución. Recordemos, además, que de no haber herederos los bienes derivarán al Estado, con un destino por demás incierto.

Sea que a lo largo de la vida hayamos contribuido sostenidamente con unas u otras obras, ello no impide revalorizar al legado solidario. Trascender la propia vida, con un gesto agradecido y contribuyendo a la vez a paliar dolorosas realidades de otros con un aporte, pequeño o grande, puede hacer la diferencia para muchos. Vale la pena dedicar unos minutos en este mes a reflexionar sobre esta posibilidad y luego evacuar las dudas que podamos tener para avanzar en la confección de nuestro legado solidario. Hacerlo es sencillo, económico y útil. Alzar la vista por encima de la coyuntura económica personal y social es una forma de confirmar que la generosidad trasciende.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.