Mercado único

(0)
27 de octubre de 2019  

Los empresarios catalanes parecen haber tomado conciencia pública de la situación de Cataluña, aunque su reacción siga siendo insuficiente por falta de claridad. Es comprensible que Foment de Treball y Pimec, en un acto empresarial masivo, pidan que el gobierno y la Generalitat recuperen la relación institucional, de forma que regrese la paz social a Cataluña, pero no lo es que no identifiquen sin ambigüedad quiénes son los responsables de que esté en peligro la seguridad jurídica y la garantía de movilidad que reclaman. La evidente inquietud de los más de 350 empresarios asistentes está relacionada con los violentos altercados que asolaron las calles catalanas.

Las dos organizaciones saben que es urgente acabar con la inestabilidad en Cataluña, porque está causando un coste reputacional inaceptable a la sociedad catalana y que esa estabilidad empieza en el propio Parlament.

En la petición de Foment y Pimec se echa de menos una reclamación que debería ser básica para cualquier conjunto organizado de sociedades mercantiles de cualquier sector: la unidad de mercado. Saben los empresarios catalanes que esta es una condición inexcusable para la prosperidad de sus negocios; y saben también por tanto que las ínfulas secesionistas van en contra de sus intereses. Que en Foment y Pimec olviden una premisa básica para la evolución de sus cuentas de resultados puede interpretarse como una equidistancia mal calculada entre la Constitución y su incumplimiento.

Constituye una grave contradicción que al mismo tiempo que se reclama negociación política y seguridad jurídica se recuerde institucionalmente a los independentistas en prisión.

El País, España

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.