México: su año más violento

(0)
31 de enero de 2020  

La violencia y la inseguridad no ceden en México. El primer año de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador fue el más violento en la historia moderna de ese país, como si estuviera en guerra. La cifra actualizada de desaparecidos por la ola de violencia desde hace 13 años ha crecido un 30%.

La nueva medición no solo toma en cuenta las personas denunciadas como desaparecidas, sino también aquellas no denunciadas por temor de hacerlo. En estos "años del horror", desde que el presidente Felipe Calderón inició, a fines de 2006, la guerra contra el narcotráfico, se estima que los desaparecidos ascenderían a 52.000, con unos 274.000 muertos documentados.

Según cifras oficiales, entre comienzos de diciembre de 2018 y fines de noviembre de 2019 fueron asesinados 34.579 mexicanos.

Desde el inicio de su gobierno, a fines de 2018, López Obrador se comprometió a reducir la violencia, particularmente, el número de homicidios. Para ello, estableció una estrategia de seguridad distinta de la de sus tres antecesores, que privilegiaron el combate militar contra los carteles de narcotráfico.

La Guardia Nacional, una corporación formada por policías militares, navales y algunos que formaron parte de la desaparecida Policía Federal, fue el órgano creado a tal fin. La inversión social en programas de becas y empleo para jóvenes y adolescentes y una amplia estrategia contra las adicciones no han sido suficientes en el corto plazo.

El 15 de este mes, López Obrador reconocía que su gobierno no logra abatir la violencia. El país no halla fórmulas ni políticas de control para combatir las violaciones de los derechos humanos de la población civil. La impunidad, cercana al 99%, según diversas ONG de derechos humanos, y la confrontación interna entre las estructuras narco y de estas con el Estado se mantienen.

Para acabar con la violencia en México no basta con crear un ejército que persiga a los carteles de la droga. También hay que intervenir el corazón de los poderes públicos, en el de la clase política y de los distintos estamentos del gobierno, así como en las fuerzas de seguridad, que han sido permeadas por el poder corruptor del narcotráfico. No existe otra forma de poner fin a tanta violencia e impunidad generalizada.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.