Pedir la propia adopción

(0)
31 de julio de 2019  

Llamó la atención una situación difundida recientemente sobre un menor de edad que solicitó a la jueza Mariana Rey Galindo, a cargo del Juzgado Civil en Familia y Sucesiones de Monteros, Tucumán, ser hijo de sus padres y hermano de sus hermanos. Se refería, en rigor, a la familia que tenía su guarda desde que era un bebé y cuyo apellido utilizaba, pese a ser distinto del de su familia biológica.

Ya con 13 años, el niño se presentó a la Justicia para cambiar el apellido con el que figuraba en su partida de nacimiento, por el que utilizaba en su vida de relación, que era el de la familia guardadora, de hecho, sus tíos. La familia de sangre, que vive en Buenos Aires, no podía ocuparse del niño y, al mes y medio de vida, lo había dejado a cargo de la familia de su tía tucumana.

La jueza le explicó que para cambiarse el apellido quienes él consideraba sus padres debían iniciar un juicio de adopción. También le brindó información sobre los distintos tipos de adopción existentes, la simple y la plena, y que esta última implicaba cortar los vínculos con su familia biológica. Tanto el menor de edad como los adoptantes optaron por esta última modalidad.

Fue curioso que el propio menor activara la referida iniciativa ya que, si bien no se le permitía iniciar su propia adopción, derecho reservado a los aspirantes a adoptantes, sirvió para disparar un procedimiento que hasta entonces no había sido iniciado.

El menor tiene derecho a ser oído, a que su opinión sea tenida en cuenta y es necesario su consentimiento a partir de los diez años. También tiene derecho a conocer sus orígenes y la ley le brinda una acción autónoma a ese efecto, aunque en este caso no fue necesario, pues el joven conocía perfectamente su origen.

Al pedido del menor, la jueza respondió con una carta dirigida a Pablo, nombre supuesto del niño, haciéndole saber que en su decisión había tomado en cuenta "sus deseos, su opinión y el amor que lo une a su familia", con quienes vive en Tafí del Valle. Añadió: "Vos querés ser hijo de tus papás, y ellos quieren ser tus papás", todo lo cual quedó de manifiesto en las varias entrevistas que tuvo con ellos. Un caso singular, de muy positiva resolución.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.