Perú y su delicada situación

(0)
5 de octubre de 2019  

Desde el comienzo de su gestión, el presidente peruano, Martín Vizcarra, alzó claramente la bandera de la lucha contra la corrupción. En su esfuerzo, encontró resistencia en algunos miembros del Parlamento de su país, dominado por el fujimorismo. Por esta razón, finalmente tomó la grave decisión de disolver el Parlamento y convocar nuevamente a elecciones legislativas, que tendrán lugar el 26 de enero próximo. Se trata de una facultad que está prevista en el artículo 134 de la Constitución peruana.

Los principales jefes militares y policiales de Perú parecen apoyar la drástica decisión de su presidente. Lo mismo ocurre, al menos por ahora, con la opinión pública.

La medida comentada, por su innegable gravedad institucional, parece haber impactado adversamente en la actividad económica peruana. Por esto, el crecimiento de la economía de ese país previsto para este año, que hasta hace unos meses se estimaba que podía superar el 3,5% del PBI, se ha recalculado hacia la baja, proyectándose ahora un crecimiento de un 2,5% del PBI.

Perú se encuentra hoy frente al epílogo de la que ha sido una larga pulseada en lo más alto del poder político, consecuencia de la decisión aparentemente inclaudicable del presidente Vizcarra de ir a fondo en la lucha contra la corrupción, pase lo que pase.

La magnitud de la ola de corrupción que, en su momento, se apoderó de Perú ha sido tal que todos los jefes de Estado que gobernaron ese país entre 2001 y 2018, incluyendo a Alan García, que se suicidó el 17 de abril pasado, enfrentan sospechas de haber recibido pagos ilegales por parte de la constructora de obra pública brasileña Odebrecht.

El expresidente Alejandro Toledo acaba de ser detenido preventivamente en los Estados Unidos. Enfrenta ahora un proceso de extradición, iniciado por el actual gobierno de su país. Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, fueron detenidos en julio de 2017. Y Pablo Kuczynski también conoció la detención provisoria y terminó hospitalizado de urgencia con problemas de hipertensión. A todo ello, se agrega que los conocidos dirigentes de la oposición Keiko y Alberto Fujimori han sido también objeto de detención. La delicada situación, que no tiene precedentes, que todos ellos enfrentan en la actualidad pareciera convalidar la disolución del Parlamento dispuesta por el presidente Vizcarra. Esto último, porque aparentemente la ola de corrupción anidó también a nivel parlamentario.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.