Un compromiso común

(0)
14 de mayo de 2019  

Con singular resonancia se escucharon las sentidas y emocionadas palabras del embajador peruano en la Argentina, Peter Camino Cannock, semanas atrás, al agradecer y destacar la labor conjunta de numerosas dependencias e instituciones locales en la restitución de bienes culturales integrantes del patrimonio de Perú .

La participación de la cancillería argentina, la Secretaría de Cultura, el Ministerio de Seguridad y las fuerzas policiales, Interpol, la Dirección General de Aduanas, el Ministerio Público, el Poder Judicial, el Archivo General de la Nación, el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, el Comité de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Bienes Culturales y el gobierno porteño fue clave para lograr el cometido. Sin esta sinergia hubiera sido imposible que nuestro país devolviera a Perú más de 4500 objetos de su patrimonio cultural que ingresaron a la Argentina de manera ilegal.

Perú posee una rica historia, y en su geografía se desarrollaron importantes culturas que construyeron un monumental legado en orfebrería, textiles, pintura, esculturas, cerámicas y arte plumífero.

La Argentina ha sido generalmente cumplidora de tratados bilaterales e internacionales para restringir la venta ilegal de bienes culturales. Luego del tráfico de drogas y de armas, el robo de arte es el tercer negocio ilegal por su rentabilidad, y también silencioso, pues pocos radican denuncias para evitar alertar suspicacias de la AFIP u otros organismos.

Es destacable la importancia que en este terreno adquieren las acciones de los particulares. Tal el caso del ilustre ciudadano argentino Lucas Pérez Alonso, quien espontáneamente, restituyó a Perú una colección de 76 piezas que oportunamente había recibido en herencia, en un acto de desprendimiento que evidenció también su sensibilidad. El hecho nos obliga a reflexionar respecto de que no todo objeto de origen incaico es necesariamente peruano, toda vez que nuestro noroeste integró aquel imperio y que aquí se produjeron numerosas piezas. Se requiere extremo cuidado con piezas que no pueden considerarse propiedad automática de ningún país cuando, en muchos casos, no son originarias de él.

Debe subrayarse que la acción conjunta de Estados y particulares conduce a resultados exitosos que trascienden el ámbito cultural. Los buenos resultados convocan a seguir trabajando para evitar y sancionar el tráfico ilícito de bienes culturales en todas sus formas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.