Un fondo que incentiva a la cultura nacional

Se deben rever y eliminar las trabas burocráticas y administrativas que el propio Estado le ha impuesto a una de las entidades claves para el desarrollo del arte
(0)
10 de febrero de 2020  

La recientemente nombrada presidenta del Fondo Nacional de las Artes, la arquitecta Diana Saiegh, ha efectuado interesantes declaraciones acerca del organismo que deberá presidir y que fueron incluidas en las páginas de este diario.

En primer lugar, cabe congratularse de que la designación haya recaído en una persona vinculada con el mundo de la cultura, a quien las pulsiones de nuevas corrientes e iniciativas artísticas no le son ajenas. También es positivo que la presidenta de ese organismo ya haya actuado en él como integrante de su directorio. Por una vez, no recaerá sobre el bolsillo de los contribuyentes el costo del aprendizaje que muchos funcionarios recién designados deben hacer para entender el sentido y el funcionamiento del organismo en el que deben prestar sus servicios.

En este sentido, el Fondo Nacional de las Artes es una entidad ejemplar, cuyo diseño institucional debe mucho a grandes figuras de las finanzas, la intelectualidad y el derecho, como Adalbert Krieger Vasena, Victoria Ocampo y Rodolfo Moltedo. No hay organismo como este en el mundo. Hasta la propia Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha propiciado estructuras similares para los países que la integran.

Concebido inicialmente como una especie de entidad bancaria especializada en el financiamiento de las artes y de los artistas, al extremo de que uno de sus directores es designado por el Banco Central de la República Argentina, el Fondo percibe cánones de todos quienes utilizan creaciones intelectuales cuyos derechos hayan caído en el dominio público: en términos muy genéricos, a partir de los setenta años de la muerte del respectivo creador.

El Fondo fue dotado originalmente de un importante capital, que la inflación ha hecho desaparecer, pues el Estado ha omitido efectuar posteriores aportes. Por lo tanto, esa entidad sobrevive gracias a sus propios esfuerzos recaudatorios. Para colmo, varios gravámenes cuyo importe engrosaban sus arcas, con el tiempo, desaparecieron. No para aliviar a los abnegados contribuyentes, sino con destino a otros organismos de creación posterior y, a veces, de dudosa transparencia, inspirados, creados o fomentados a instancias de quienes de antemano saben que se beneficiarán de su opacidad y discrecionalidad.

No ocurre eso con el Fondo Nacional de las Artes, cuya sabia carta orgánica, de 1958, establece la responsabilidad patrimonial personal de sus directores en el manejo de los dineros públicos que se les confían. Por eso, mantener y en lo posible mejorar una política recaudatoria eficiente, tecnológicamente al día y, sobre todo, equitativa debe estar entre las prioridades de la nueva presidenta.

Algunos episodios ocurridos durante la gestión presidencial anterior, que llevaron a la renuncia de algunos directores, sembraron fundadas dudas acerca de la existencia de presiones ministeriales para evitar que algunos grandes contribuyentes dieran adecuado cumplimiento a sus obligaciones para con el Fondo.

Algo similar ocurrió más de una vez, como la propia arquitecta Saiegh ha señalado en el reportaje mencionado, cuando se pretendió que el Fondo afrontara gastos correspondientes a otros organismos. La libertad operativa de la que goza ese organismo es, quizá, la mejor herramienta con la que cuenta el Estado para financiar e incentivar la cultura nacional, pero eso solo es posible si se le permite la libertad de acción que su carta orgánica le otorga.

Para que esa libertad operativa sea completa y el Fondo vuelva al empuje y la lozanía con los que fue creado, se deberían rever y eliminar las trabas burocráticas y administrativas que le fueron impuestas por el propio Estado para manejar su propio patrimonio, ocurrido eso más por desconocimiento que por voluntad.

Aquella libertad, al mismo tiempo, significa que el Fondo debe financiar aquello que los artistas proponen y no, como parecería desprenderse de algunas frases de la nueva presidenta del organismo, generar sus propios proyectos culturales. El Fondo puede, sí, poner énfasis en ciertas áreas de la actividad artística, fomentar o favorecer algunas antes que otras o establecer sus propias prioridades, dentro de la autarquía de la que está investido, pero nunca intentar la creación de una cultura de origen y orientación estatal.

El Fondo fue creado para los artistas y no los artistas para él; por consiguiente, no es función de ese organismo contratar, promover o auspiciar artistas para que estos desarrollen "proyectos culturales" a la medida y gusto de las autoridades de turno. Por el contrario, es el Fondo el que debe identificar y seleccionar, con la ecuanimidad con la que lo ha hecho casi siempre, a aquellos artistas y proyectos culturales que, por sus méritos, necesitan y merecen el apoyo estatal. Cualquier otra función que se le atribuya a este "banco para las artes" lo desvirtuará como tal, amén de constituir una violación de las leyes respectivas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.