Editorial I. Un país sin moneda