Editorial I. Una ley para presionar y perseguir