Uruguay, camino a dejar de lado al Frente Amplio

De cara a la segunda vuelta electoral del 24 de noviembre, la izquierda se ve afectada por el crecimiento de la delincuencia y el estancamiento económico
(0)
29 de octubre de 2019  

Los pronósticos que auguraban que la larga era de gobierno en manos del Frente Amplio en Uruguay podría, de pronto, concluir, esta vez acertaron.

El mencionado Frente Amplio, que agrupa a fuerzas de izquierda, cayó anteayer respecto de anteriores elecciones: obtuvo alrededor del 39% de los votos. Los partidos tradicionales, en cambio, hicieron una relativamente buena elección. El Partido Nacional, conducido por Luis Lacalle Pou, logró ubicarse en torno del 28,6% de los sufragios. Habrá segunda vuelta entonces, y de ella emergería una coalición moderada que incluiría al Partido Colorado que consiguió el 12,3% de los votos y al recién nacido partido Cabildo Abierto, liderado por el excomandante en jefe del Ejército uruguayo Guido Manini Ríos, y que estará presumiblemente en condiciones de llevarse el triunfo y desplazar así a la izquierda de lo más alto del poder.

El contexto político local se ve afectado por la extendida sensación de que el crecimiento económico oriental está detenido y que luce necesario poner en marcha un cambio de rumbo.

En el importante departamento de Montevideo prevaleció la izquierda, como se descontaba. En cambio, en el turístico departamento de Maldonado, el Partido Nacional derrotó ampliamente a las fuerzas de la izquierda por ocho puntos.

Es más: la izquierda oriental no tendrá, previsiblemente, mayoría parlamentaria y, en cambio, estará obligada a negociar con los partidos del centro del espectro político, en busca de edificar equilibrios.

En la puja por el predominio en el Senado, los partidos tradicionales uruguayos lograron más bancas que el Frente Amplio y, sumados, tendrán presumiblemente mayoría en esa cámara. En Diputados pasará algo parecido.

La inseguridad personal y el aumento generalizado de la violencia y de la delincuencia, incluido el narcotráfico, estuvieron en el centro mismo de los debates políticos protagonizados a lo largo de una intensa campaña. También impactaron en la caída del Frente Amplio denuncias por sospechas de corrupción contra exfuncionarios, algunas de las cuales provocaron procesamientos.

Si el gobierno de Uruguay, a cargo hoy de Tabaré Vázquez, efectivamente cambia de signo político en la segunda vuelta electoral que se aproxima, la autoritaria Venezuela podría perder a uno de sus actuales apoyos políticos en la región. Pero el resultado ciertamente muy diferente de las también recientes elecciones presidenciales argentinas podría actuar a la manera de posible compensación política para la triste y -en función de los sucesos que hoy conmueven a Chile también peligrosa dictadura venezolana.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.