Editorial II. Vandalismo en la ciudad