Venezuela admite su colapso

(0)
4 de junio de 2019  

Tras poner fin al silencio estadístico de cuatro años, el gobierno de Venezuela reconoció el calamitoso estado de la economía del país al revelar que la inflación llegó a 130.060% en 2018 y que el PBI se redujo a la mitad desde 2013, cuando Nicolás Maduro accedió al poder. El Banco Central de Venezuela (BCV) había dejado de publicar información macroeconómica sin dar explicación alguna. Previamente había reducido paulatinamente los indicadores que divulgaba.

El BCV informó que las exportaciones petroleras -fuente del 96% de los ingresos del país caribeño-se desplomaron hasta 29.810 millones de dólares en 2018, cuando en 2013 se ubicaban en 85.603 millones.

El informe del Banco Central dibuja una economía totalmente demolida. Según la institución, la actividad de la construcción cayó el 95% entre el tercer trimestre de 2013 e igual período de 2018; el sector de manufacturas, el 76%; el comercio, el 79%, y las instituciones financieras, otro 79%.

Los números, sin embargo, se encuentran muy por debajo de las estimaciones de la Asamblea Nacional, de firmas independientes y organismos multilaterales, que calcularon el alza de precios del año pasado por encima de 1.700.000% y la situaron para el cierre de 2019 sobre 10.000.000 por ciento.

Según las estimaciones del FMI y el Banco Mundial, la economía venezolana caerá un 25% adicional este año, lo que se sumará al descenso del 52,3% estimado desde 2013, con datos del Banco Central y de la consultora Ecoanalítica.

"Nada podía preparar a la región para la escalada de la crisis económica, social y humanitaria en Venezuela, de lejos la peor crisis en la historia moderna de la región", apuntaron los expertos del Banco Mundial en un reciente informe.

Maduro busca justificar la profunda crisis que se vive en Venezuela con el tan absurdo como reiterado argumento de que sufre una guerra económica desde EE.UU. y otros países. Sin embargo, todas las penurias y calamidades que ha sufrido y sufre el pueblo venezolano, asfixiado en sus libertades, violentado en sus derechos humanos y empobrecido hasta límites miserables, tiene como único responsable al régimen dictatorial iniciado por Hugo Chávez y aumentado por Maduro.

Recientemente, Noruega y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han promovido conversaciones en Oslo entre representantes del presidente encargado, Juan Guaidó, y de Maduro. Aunque es muy difícil creerle a la dictadura chavista, no está de más explorar la posibilidad de encontrar salidas sensatas a la tragedia y el desastre a los cuales la dictadura ha condenado a Venezuela.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.