Editorial I. YPF: arbitrariedad y mala fe