A tres semanas del Mundial, siguen las huelgas y protestas en Brasil