Acuerdo para rescatar a Opel: alivio en Alemania

Será adquirida por la canadiense Magna y no sufrirá por la quiebra de General Motors
(0)
31 de mayo de 2009  

BERLIN.- Alemania respiraba aliviada ayer, después de llegarse a un acuerdo para que la autopartista canadiense Magna, apoyada por capitales rusos, se quedara con Opel, cuya supervivencia estaba amenazada por la inminente bancarrota de su controlante estadounidense General Motors (GM).

"Es un alivio inmenso. Hemos sentido mucha presión durante medio año. Ahora trabajaremos duro de cara al futuro", dijo el presidente de Opel, Klaus Franz.

Sellado tras seis horas de conversaciones en la oficina de la canciller Angela Merkel, el acuerdo rescata a Opel (y a su versión británica Vauxhall) y a la mayoría de sus 55.000 empleados en Europa de la solicitud de protección por quiebra de GM, esperada para mañana.

El acuerdo fue anunciado ayer en Berlín, a las 2.15 hora local, por el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck. "Los trabajadores lo merecen, porque no son responsables de la situación, que es, por el contrario, culpa de una gestión catastrófica de GM en Estados Unidos", dijo Merkel.

"Las negociaciones [...] fueron también una prueba para las relaciones transatlánticas", admitió la canciller, que debió mantener una entrevista telefónica con el presidene estadounidense, Barack Obama, para destrabar la operación.

En virtud del convenio, el gobierno alemán adelantará 2120 millones de dólares a la futura firma fiduciaria que estará cargo de transferir Opel de GM a Magna, firma respaldada por el banco ruso Sberbank y la automotriz rusa GAZ.

La cooperación con GAZ le permitirá a Magna emplear a Opel para vender unos 500.000 automóviles al año en Rusia, el mercado de mayor crecimiento en Europa antes de la crisis. Y esa cifra podría incrementarse año tras año.

El banco estatal ruso Sberbank, que ayudará a financiar el acuerdo y que recibirá una participación del 35% de Opel (Magna tendrá un 20%, GM retendrá un 35% y el 10% restante irá a los empleados de la automotriz alemana), afirmó que el rescate servirá para reestructurar el sector automotor ruso.

"A mi juicio, ésta es una muy buena oportunidad para Rusia de obtener a una de las automotrices europeas más avanzadas, en términos de tecnología, por un precio sin precedente", dijo el presidente ejecutivo del banco, German Gref.

Por su parte, Franz reconoció que habrá supresiones de empleos, pero recalcó que no habrá cierre de fábricas. En toda Europa, estarían amenazados 11.000 empleos de un total de 55.000, según una fuente gubernamental alemana.

Revés para Chrysler y Fiat

Según The New York Times , el acuerdo podría tener un impacto desfavorable en la automotriz norteamericana Chrysler, cuya alianza con la italiana Fiat casi se completó. Ocurre que Fiat tenía la intención de quedarse con las subsidiarias de GM en Europa: Opel y la británica Vauxhall, que producen dos millones de autos por año.

Finalmente, debió retirarse de las negociaciones y dejar el camino abierto a Magna, con la manifiesta hostilidad de los trabajadores de Opel: el plan de Fiat preveía la supresión de 18.000 empleos en la automotriz alemana.

Con el acuerdo, "las perspectivas para el futuro de largo plazo de Chrysler pueden oscurecerse. Por contraste, puede resolver un asunto importante para la problemática GM y ayudar a acelerar su reestructuración", afirmó The New York Times .

Piden salvar puestos de trabajo en Vauxhall

  • LONDRES (Reuters).– Líderes sindicales instaron ayer al gobierno británico a hacer más por salvaguardar los 5000 puestos de trabajo en plantas de la automotriz Vauxhall, otra subsidiaria europea de GM, después del anuncio del acuerdo para rescatar a Opel. "Parece que hemos quedado al margen –dijo Derek Simpson, secretario general conjunto del sindicato Unite–. Las plantas alemanas literalmente garantizaron la seguridad, supuestamente gracias a la participación del gobierno alemán y los miles de millones de euros que parecen estar poniendo. Pero eso causa preocupación en todas las demás plantas."
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.