A una semana de las elecciones en Zimbabwe. Acusan a Mugabe de impulsar una ola de violencia