Gran Bretaña. Adiós a la boda real para subir el ánimo