¿Adiós al equipaje de mano?

Por Mark Trevelyan De la agencia Reuters
(0)
12 de agosto de 2006  

BERLIN.– La absoluta prohibición de llevar equipaje de mano en los vuelos comerciales podría mantenerse durante meses e, incluso, años, después de que las autoridades británicas frustraran anteayer una sospechosa trama para hacer estallar aviones en pleno vuelo con explosivos líquidos, según analistas de seguridad.

La crítica situación de alerta estos días, tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos, provocó caos entre los viajeros y promovió la necesidad de invertir en nuevas tecnologías para mayor seguridad en los aeropuertos y para controlar, por medio de pantallas, a los pasajeros y el equipaje de mano que podría contener explosivos.

“Francamente, los detectores de metales y los rayos X no son la solución”, afirmó Chris Yates, experto en seguridad aeronáutica del Grupo de Información Jane’s. “Debemos invertir. Volcar más dinero en los lugares de control. Es necesario evaluar nuevamente cómo se hará. Tal vez esto que pasó haya sido el último llamado de advertencia para despertar de su letargo a quienes deben tomar la decisión", añadió.

Las autoridades norteamericanas prohibieron que los pasajeros de aviones llevaran consigo líquidos u otros productos de base gelatinosa. Los aeropuertos fueron más allá aún y prohibieron subir a los aviones con equipaje de mano.

Una conspiración de Al-Qaeda para hacer estallar aviones en pleno vuelo con explosivos líquidos fue descubierta también en 1995, pero las autoridades no prohibieron por entonces llevar fluidos en los aviones. Eso podría cambiar ahora, quizá para siempre, con el descubrimiento, anteayer, del supuesto complot de militantes islámicos para destruir aviones con bombas químicas disimuladas como bebidas.

Aunque la policía no dio más detalles, los analistas de seguridad señalaron que había indicios de que le preocupaba que los extremistas pudieran hacer estallar un explosivo líquido con un detonador no metálico, o que pudieran en pleno vuelo combinar líquidos individualmente inofensivos para producir una mezcla explosiva.

"Supongo que en los próximos 20 años nadie podrá subir a un avión con una lata de gaseosa y que la prohibición se convertirá en una nueva norma en los viajes internacionales", expresó el analista de seguridad británico Sbestyen Gorka.

Nueva tecnología

Actualmente, las medidas de seguridad en los aeropuertos incluyen un proceso de cinco etapas para controlar el equipaje a través de pantallas, con rayos X e imágenes tomográficas. Eso lleva mucho tiempo en aplicarse a los pasajeros y a su equipaje de mano.

Los viajeros, en cambio, pasan a través de un detector de metales mientras que sus bolsos y maletines pasan por una máquina de rayos X y también con controles al azar para detectar residuos explosivos.

Con el propósito de detectar explosivos, ¿cuánto se demoraría para controlar a todos los pasajeros y sus bolsos? "Pienso que sólo será resuelto con perros que olfateen posibles sustancias explosivas o dispositivos electrónicos capaces también de «olfatearlas» o buscándolas a mano", dijo David Claridge, director ejecutivo de la empresa de seguridad Janusian Security Risk Management, de Londres.

Yates, analista de Jane s, sostuvo que ahora hay nuevas tecnologías disponibles, como el escáner de resonancia cuadrupolar desarrollado por la compañía QR Sciences, que utiliza ondas radiales para estimular átomos presentes en explosivos.

El experto añadió que suponía que la actual prohibición de llevar equipaje de mano continuará, por lo menos en el caso de los vuelos que llegan y salen de Gran Bretaña, quizá durante meses. Sin embargo, agregó que la prohibición permanente sería insostenible, debido al riesgo de robo en las cintas para retirar el equipaje. Pero nadie descarta semejantes soluciones extremas.

"Considero que los días del equipaje de mano en los aviones se han acabado. Es la manera más fácil de solucionar el problema, ¿no es así?", dijo Maxim Worcester, director de la consultora Control Risks, de Alemania.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.