La devastación que dejó el huracán. Admite la Casa Blanca que falta lo peor de la tragedia por Katrina