Admite la OTAN que cometió un error