Advierten que podría repetirse la rebelión

La corrupción y Montesinos, las causas.
(0)
31 de octubre de 2000  

El levantamiento militar encabezado anteayer por el teniente coronel Ollanta Moisés Humala Tasso fue considerado por los analistas peruanos como un "hecho aislado" que sin embargo ilustra un enorme malestar dentro del ejército.

Hechos semejantes "podrían repetirse" antes de que Alberto Fujimori deje el poder en julio próximo, opinaron, a menos que su gobierno dé un paso para desensamblar el poderoso sistema de control político creado por el ex asesor de inteligencia, Vladimiro Montesinos, más allá de los recientes cambios en la cúpula militar.

Así lo interpretaron los analistas, tras desestimar la hipótesis de que Montesinos haya dirigido la insurgencia desde la clandestinidad, o la de que Humala sólo es un aventurero en busca de renombre.

"Los disturbios en el ejército han tenido varias causas, pero todas relacionadas con la corrupción de su cúpula -dijo desde Lima a La Nación el politicólogo Fernando Rospigliosi.

"Hay consenso en que los altos mandos ya no cuentan con el respaldo de la oficialidad media", agregó, ya que hace 10 años que "los corruptos son los únicos que ascienden y a los meritorios los echan o degradan". Entre estos últimos estaría el propio hermano de Humala, expulsado hace tres años arbitrariamente.

Por eso esta furia, dijo. Furia que comenzó con la intervención de Montesinos en los mandos militares.

"El pervirtió el sistema -coincidió Diego García Sayas, director de la Comisión Andina de Juristas-. Como parte de la maraña que creó, digitó a los tres comandantes en jefe de cada arma, que provenían exclusivamente de Inteligencia." Rompió así con las normas y tradiciones según las cuales la cabeza de cada fuerza debía ascender por la vía normal.

Según el politicólogo Carlos Tapia, del Centro de Promoción y Desarrollo del Perú, si bien Fujimori ha realizado cambios en los mandos de la marina y la aeronáutica, no es suficiente. "En el ejército la cúpula es montesinista: aunque Fujimori realizó algunos cambios, se limitó a rotar a los mismos de siempre."

Por ello, dijo, a menos que Fujimori dé pasos "más sinceros", la sensación es que la sublevación de Humala sólo fue una advertencia y que puede repetirse.

"Si pasa otra vez, nadie descarta que esto se vaya de madre", aseguró.

En tanto, los políticos condenaron ayer a medias a Humala. Si bien protestaron por el intento antidemocrático, muchos terminaron por invitar a analizarlo en el contexto de la crisis. "A Humala hay que entenderlo, hay razones de fuerza", que lo llevaron a sublevarse, dijo el líder opositor Alejandro Toledo.

Generación velasquista

Mientras, hay otro factor bajo la lupa de los analistas, que sirve de explicación para la actual división de las fuerzas armadas peruanas: el generacional.

Rospigliosi advirtió que la oficialidad hostil pertenece a una generación que ronda los 40 años, "que se crió durante la dictadura nacionalista de Juan Velasco Alvarado". El grupo de Humala, en particular, proviene de familias de clase media, con ideas nacionalistas que ayer salieron a respaldarlos.

Y evitan por ahora comparar esta insurrección con otras latinoamericanas, como la del presidente Hugo Chávez en Venezuela. "No es lo mismo, éste no es el caso de un ejército tratando de derrocar un gobierno legítimo, sino uno ilegítimo", dijeron los consultados. El propio Chávez salió ayer al cruce de las acusaciones y aseguró que cada caso es distinto.

Rospigliosi asintió: "En Perú el ejército no simboliza una amenaza, y aunque nadie quiere que se involucren en política, aún se lo reconoce por su papel en la lucha contra el terrorismo".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.