Afganistán: declaran el estado de alerta en el aeropuerto de Kandahar

Los marines y otras fuerzas se preparan tras haber recibido informes sobre una posible agudización del peligro en la zona.
(0)
25 de diciembre de 2001  • 15:15

BAGRAM, Afganistán. - Infantes de marina norteamericanos que montaban guardia en un aeropuerto en Kandahar, en el sur de Afganistán, declararon el estado de alerta hoy, preparándose para una posible amenaza en Navidad.

Entretanto, las tropas norteamericanas festejaban la Navidad con canciones, deportes y cenas con pavo.

El jefe del Mando Central norteamericano visitó dos portaaviones. Dijo que Estados Unidos está "en camino hacia la extirpación del problema del terrorismo en el mundo".

Las operaciones "se desarrollan en muchos lugares para eliminar estos bolsones de terrorismo", dijo el general Tommy Franks, y añadió que la búsqueda de Osama ben Laden en las cavernas de Tora Bora continuará "hasta que tengamos la seguridad de que está ahí y muerto".

En el aeropuerto de Kandahar se informó a la prensa que los marines y otras fuerzas se preparaban tras haber recibido informes sobre una posible agudización del peligro en la zona.

"Hay una serie de factores que nos han llevado a este estado de alerta mayor, y uno de ellos es el de las fiestas" de fin de año, dijo el mayor Chris Hughes, vocero de los marines.

Otro vocero militar en la sede del Mando Central en Florida, Estados Unidos, dijo que no estaba enterado del estado de alerta.

Entretanto, las fuerzas antitalibanas detuvieron a un comandante afgano en el este del país por sus presuntos vínculos con la red de Ben Laden, informó la agencia noticiosa Afghan Islamic Press, con sede en Pakistán.

Awal Gul, quien cumplió un papel crucial al convencer a los comandantes talibán que entregaran la provincia de Nangarhar a un consejo de jefes de tribu, fue detenido el domingo.

La agencia dijo que Gul había ayudado a la milicia Talibán cuando sus fuerzas invadieron Nangarhar en 1996, pero no mencionó su presunta complicidad con al-Qaida. Gul comandaba una unidad militar en Jalalabad, capital de Nangarhar, en la frontera con Pakistán.

Mohamed Zaman, jefe de defensa de Nangarhar, confirmó la detención de Gul, según Afghan Islamic Press. No se sabía si lo entregaron a las fuerzas norteamericanas, que tienen bajo custodia a presuntos miembros del Talibán y al-Qaida.

Por su parte, el nuevo gobierno se dedicaba a evaluar las condiciones heredadas del régimen talibán.

"Esta es una de las tareas más grandes del nuevo gobierno. La magnitud de la tarea es aterradora", dijo el ministro de Educación, Rassool Amin, durante una visita a la destrizada sede del ministerio. "Empezamos a partir de cero, de menos de cero".

Fuente: AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.