Al menos 40 heridos al despistar un avión en Jamaica

La aeronave de American Airlines, proveniente de Miami, se despistó al aterrizar en medio de una tormenta
(0)
23 de diciembre de 2009  • 08:11

KINGSTON.- Un vuelo de American Airlines procedente de Miami hacia Kingston, la capital de Jamaica, con más de 150 personas a bordo, superó la pista de aterrizaje en medio de una lluvia torrencial y sufrió graves daños. En el incidente más de 40 personas resultaron heridas, cuatro de ellas de gravedad, indicaron las autoridades.

El vuelo 331 de American Airlines patinó sobre la pista del Aeropuerto Internacional Norman Manley de Kingston y se detuvo cerca del mar Caribe, y al parecer lo que impidió que la nave cayera al agua fue una montaña de arena. El frente del avión quedó a menos de tres metros del mar.

Más de 44 pasajeros fueron trasladados a hospitales cercanos con fracturas y dolores en la espalda, señaló el Ministro de Información Daryl Vaz. En tanto, cuatro personas resultaron gravemente heridas, indicó por su parte Paul Hall, vicepresidente ejecutivo de operaciones aeroportuarias.

El fuselaje del avión se partió, el motor derecho se desprendió al momento del impacto y el tren de aterrizaje del costado izquierdo se colapsó, señaló el vocero de American Airlines Tim Smith en la sede de la aerolínea en Fort Worth, Texas.

La mayoría de las lesiones fueron cortes y golpes y ninguno de los heridos tenían lesiones que pusieran en peligro su vida, aunque no se tenían más detalles, indicó el vocero.

El avión Boeing 737-800, que partió originalmente del Aeropuerto Nacional Ronald Reagan en Washington había despegado del Aeropuerto Internacional de Miami a las 20:52 (hora local) y llegó a Kingston a las 22:22. Llevaba 148 pasajeros a bordo y una tripulación de seis personas, informó American Airlines.

La mayoría de los que viajaban en el avión eran jamaiquinos que regresaban a su país para pasar la Navidad, dijo Vaz.

La pasajera Pilar Abaurrea describió la escena caótica cuando el avión tocó tierra con un fuerte golpe y patinó por la pista. "Repentinamente, cuando tocó tierra, el avión como que rebotaba y alguien dijo que el avión se estaba patinando y entonces hubo pánico", contó. Cuando la tripulación abrió las puertas de salida de emergencia y los pasajeros buscaban bajar, Abaurrea, de 62 años, y su esposo Gary Wehrwein, se dieron cuenta que había varios heridos.

Justo antes del aterrizaje, el piloto les advirtió que habría más turbulencia, pero indicó que no sería peor a la que ya habían experimentado hasta entonces, agregó la pasajera.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.