Al-Qaeda amenazó con ataques tras el asesinato de Al-Zarqawi