Al-Qaeda se adjudicó el atentado fallido

Dijo que fue en represalia por los bombardeos en Yemen y amenazó con más ataques; Obama pidió calma a la población, pero admitió fallas de seguridad
(0)
29 de diciembre de 2009  

WASHINGTON.- La tormenta política que provocó en Estados Unidos el atentado fallido contra un avión de Northwest Airlines comenzó a intensificarse ayer, no sólo por el malestar de miles de pasajeros por los engorrosos controles de seguridad, sino también por la aparición en escena de Al-Qaeda, que se adjudicó el hecho y prometió matar a todos los "cruzados" que trabajen en embajadas de la península Arábiga.

Bajo la lupa opositora, el presidente norteamericano, Barack Obama, interrumpió sus vacaciones en Hawai y, tras reconocer fallas en la seguridad, se comprometió a capturar a todos los responsables.

En un comunicado publicado en Internet, la rama de la red Al-Qaeda (AQAP) en la península Arábiga se adjudicó la responsabilidad del fallido atentado contra el avión que viajaba a Detroit, y explicó que fue en venganza por los bombardeos de Estados Unidos contra el grupo terrorista en Yemen.

"Nuestro hermano, el mártir Umar Farouk Abdulmutallab, ha realizado una operación única a bordo de un avión americano [...]. Con valor, logró romper todas las modernas y sofisticadas tecnologías y puestos de control en todo el mundo [...]; su acto supone un gigantesco golpe al mito de los servicios de inteligencia estadounidenses y globales, y muestra cuán frágiles son sus estructuras", agregó el mensaje, que también instó a dar muerte a los empleados de embajadas occidentales en la región como parte de una "guerra total contra los cruzados".

Tras pedir calma a la población, Obama prometió hallar a todos los responsables del fallido intento de derribar un avión con 300 personas a bordo y anunció nuevas medidas de seguridad (ver aparte). "No descansaremos hasta que encontremos a todos los involucrados", dijo Obama, que en su discurso intentó asegurar a los estadounidenses que su gobierno está haciendo todo lo posible para mejorar la seguridad después del incidente.

"Este intento [de atentado] sirve para recordarnos la grave amenaza contra nuestro país", agregó Obama, que también anunció que ha ordenado una revisión completa de los sistemas de seguridad para determinar qué errores se cometieron.

Fue la primera declaración pública sobre el tema de Obama, que está bajo presión de los republicanos, que criticaron su respuesta al intento de ataque y advirtieron que su gobierno no está haciendo lo suficiente por contener las amenazas a la seguridad.

La Casa Blanca admitió ayer que el incidente del día de Navidad representó una falla de la seguridad del transporte aéreo. La secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, que durante el fin de semana había defendido los controles, ayer dio un paso atrás y reconoció que la seguridad "falló miserablemente".

"Nuestro sistema no funcionó en este caso. Nadie está contento o satisfecho con ello", dijo Napolitano.

Algunos legisladores están alarmados por el hecho de que, ocho años después de los ataques del 11 de Septiembre, las medidas de seguridad no sean capaces de frenar a los terroristas suicidas.

Por ese motivo, el Congreso decidió convocar para enero unas audiencias para analizar las fallas en la seguridad aérea. La medida fue propuesta por el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Joe Lieberman, y la republicana de mayor rango, Susan Collins, dos de los que han mostrado preocupación por las "vulnerabilidades" del sistema.

Entre otros puntos, se ha cuestionado por qué los sistemas de seguridad del aeropuerto no detectaron el pentaeritritol (PETN), el material explosivo usado por el terrorista. Napolitano explicó ayer que no todos los aeropuertos cuentan aún con los sistemas más avanzados.

También se cuestiona el hecho de que el nombre del nigeriano estaba en una base de datos de sospechosos de tener vínculos con el terrorismo. Napolitano explicó ayer que se trata de una "lista genérica" de bajo nivel, en la que figura medio millón de nombres.

En tanto, la policía militar holandesa dijo que estaba investigando la posibilidad de que el joven nigeriano hubiera recibido ayuda de un cómplice antes de abordar el avión en el aeropuerto de Amsterdam. Una pareja estadounidense que viajaba en el avión, Kurt y Lori Haskell, dijeron haber visto a un hombre alto, bien vestido y de unos 50 años junto al nigeriano el viernes por la mañana.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.