Suscriptor digital

"Al sentirse descubierto, el atacante pasó por encima de los guardias"

Los testigos relataron cómo fue la agresión en la academia en Bogotá
(0)
18 de enero de 2019  

BOGOTÁ ( El Tiempo/GDA).- Cerca de las 9.30 (hora local), un fuerte estallido cerca de la Escuela de Cadetes General Santander, en Bogotá, generó el pánico en la zona. Varios de los vidrios de edificios cercanos se rompieron.

"Yo estaba en la puerta de mi casa, vivo en un quinto piso. El edifico vibró, se escuchó muy fuerte la explosión", narró uno de los testigos del atentado en la capital colombiana, que dejó por lo menos nueve muertos.

Según testigos, el coche bomba -conducido por José Aldemar Rojas Rodríguez, según las autoridades- entró a la fuerza por una de las garitas de la escuela y estalló contra un alojamiento femenino de cadetes. "Un vehículo entró por la guardia de la autopista sur a toda velocidad, se estrelló contra un alojamiento femenino de cadetes y explotó", relató uno de los presentes.

"El vehículo entró a la guardia y estacionó para ingresar. Mientras le hacían el registro un perro identificó el explosivo, y apenas el atacante se sintió descubierto arrancó, pasó por encima del policía de la guardia y lo mató. Chocó contra el alojamiento y ahí estalló la camioneta", contó, por su parte, una de las cadetes.

"Estaba en mi casa cuando escuché el ruido y fue muy fuerte. Soy madre de dos hijos y no me imagino el dolor", dijo una vecina. Otra mujer señaló que no tenía noticias de su hijo, que formaba parte de la escuela. "Estamos esperando a ver qué nos dicen, que nos den respuestas", expresó. Muchos de los padres de los cadetes, como Royer Domínguez, esperaban el reporte de sus hijos.

Tras el estallido se activaron los protocolos de seguridad. "Fue un caos y cerraron las calles, a mí me cayó un vidrio. Yo estaba con mi perra, cuido autos acá. Nunca me imaginé que era un coche bomba", contó Carlos Gómez, que estaba cerca del lugar.

"Escuchamos un bombazo muy fuerte. Yo soy militar, del cuerpo antiexplosivos, y dije: 'Eso fue una bomba'. Me dio impresión y vine a averiguar si los compañeros estaban a salvo", comentó una de las personas que estaba cerca al lugar del ataque.

Vecinos de los edificios residenciales que están cerca de la Escuela General Santander narraron cómo los vidrios de sus viviendas estallaron. "Hasta el momento no pudimos entrar", contó Carmen.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?